Pacientes de edad avanzada con infección por VIH: tratamiento y utilización de servicios sanitarios

Gimeno Gracia, Mercedes
Rabanaque Hernández, María José (dir.) ; Crusells Canales, María José (dir.)

Universidad de Zaragoza, 2016
(Microbiología, Medicina Preventiva y Salud Pública)


ISBN: 978-84-617-4155-7


Abstract: INTRODUCCIÓN El porcentaje de pacientes de edad avanzada por VIH, entendido como aquellos con una edad superior a 49 años, está aumentando, debido a un tratamiento antirretroviral (TAR) más potente y seguro y a un incremento del porcentaje de pacientes diagnosticados a esta edad. Esta población de edad avanzada sufre un número de comorbilidades más elevado y a una edad más temprana que la población general, esto se acompaña de un mayor uso de fármacos concomitantes al tratamiento antirretroviral. OBJETIVO Estudiar las características clínicas y demográficas, el tratamiento antirretroviral, la medicación concomitante y la utilización de servicios sanitarios, de una población de edad avanzada con infección por VIH y comparar el consumo de medicamentos concomitantes al TAR y la utilización de servicios sanitarios, entre la población VIH y la población general. MATERIAL Y MÉTODOS El estudio se realizó en dos periodos de tiempo, 2011 y 2014, con un año de seguimiento cada uno. Se incluyeron los pacientes con infección por VIH con TAR dispensado por el Servicio de Farmacia del hospital en los dos periodos de estudio. Durante el 2011, se incluyeron pacientes que tuvieran 50 años o más y en el 2014 que tuvieran entre 50 y 64 años. Las variables recogidas fueron: demográficas; relacionadas con la infección por VIH (factor de riesgo de transmisión, año de diagnóstico de la infección, hepatitis C, carga viral y cifra de linfocitos CD4 al diagnóstico y al finalizar cada periodo de estudio); relacionadas con el TAR (año de inicio del TAR, fármacos antirretrovirales, motivo de cambio y grado de adherencia en el 2011 y 2014); relacionadas con la medicación concomitante (fármacos dispensados en oficinas de farmacia prescritos con receta médica oficial y con cargo al Servicio Aragonés de Salud durante los dos periodos de estudio); y utilización de servicios sanitarios durante el año 2014 (consultas con médicos especialistas, diferenciando entre primera y sucesivas consultas, consultas con médico de atención primaria (AP), asistencias al Servicio de Urgencias, ingresos hospitalarios y días de ingreso). La información se obtuvo de la historia clínica electrónica; del sistema informático del Servicio de Farmacia del hospital; y del sistema de información de consumo de medicamentos de Aragón. Del Servicio de Información para la Gestión del Hospital se obtuvo la información sobre asistencia sanitaria de la población general; de la base datos Integra se obtuvo el precio de los medicamentos antirretrovirales y del Servicio de Cargos a Terceros del hospital las tarifas correspondientes al año 2014. El estudio del TAR se hizo a nivel de principio activo, de familia de antirretrovirales y de combinaciones de las mismas. Se estimó el grado de adherencia de los pacientes en base al registro de dispensaciones (≥90%). Para analizar el uso de medicamentos concomitantes al TAR se utilizó el porcentaje de pacientes que recibió cada grupo de fármacos y la cantidad recibida, en forma de mediana DDD/fármaco/paciente/año. Se estudiaron las variables que podían influir en la probabilidad de ingreso hospitalario, y se comparó la utilización de servicios sanitarios entre los varones VIH y los de la población general. Por último, se evaluaron en términos monetarios las consultas médicas, asistencia a urgencias, ingresos hospitalarios y TAR recibidos durante el 2014 por la población VIH. RESULTADOS Los pacientes VIH de 50 años o más en tratamiento antirretroviral, son principalmente varones con edades comprendidas entre 50 y 59 años. Más del 60% de los pacientes VIH se diagnosticaron e iniciaron el TAR hace más de 10 años y en más del 40% se hizo con un retraso de diagnóstico (CD4<350/mcL). La mayoría tienen una buena respuesta inmunovirológica en la actualidad. Entre los dos periodos de estudio se observaron cambios de TAR en los pacientes, entre los que se encuentran para el segundo año de estudio, una mayor utilización de inhibidores de la integrasa (de 3,8% al 19,8%) y una disminución del uso de tenofovir (56,9% a 39,7%) en favor de abacavir (26,9% a 32,7%). Se observó un incremento del porcentaje de pacientes en monoterapia y otras combinaciones de fármacos diferentes a la triple terapia. La estimación de pacientes adherentes al TAR fue del 77,8% en el 2011 y del 73,4% en el 2014. Un mayor porcentaje de pacientes VIH respecto, a la población general, consumieron al menos 5 fármacos no antirretrovirales diferentes durante el 2014, en varones un 43,8% vs 27,8%, p<0,001, y en mujeres un 47,2% vs 40,4% p=0,321. En los dos periodos de estudio, un mayor porcentaje, estadísticamente significativo, de varones VIH en comparación con los varones de la población general utilizaron antibióticos, psicolépticos, antiepilépticos y medicamentos para alteraciones obstructivas pulmonares. Además en el 2014 se obtuvo un mayor porcentaje de varones VIH (p<0,05) que utilizaron antiácidos, beta-bloqueantes, analgésicos, psicoanalépticos y antihistamínicos. Respecto al consumo de medicamentos en mujeres, en el 2014, se obtuvo un mayor porcentaje de mujeres VIH respecto a la población general que utilizaron psicoanalépticos. En cuanto al número de días al año en tratamiento con medicamentos, en base a las medianas de DDD entre los pacientes en tratamiento, en 2011 y 2014 los varones VIH estuvieron más días en tratamiento con antibióticos y psicolépticos que los varones de la población general, y además en el 2014 también estuvieron más días con antitrombóticos, agentes modificadores de lípidos y analgésicos. En el 2014, las mujeres VIH estuvieron un mayor número de días al año en tratamiento con antiácidos, agentes modificadores de lípidos y psicolépticos que las mujeres de la población general. Cuando la comparación se realizó en medicamentos agrupados por aparatos o sistemas, se obtuvo una mayor proporción de varones VIH, respecto a los de población general, que utilizaron analgésicos, antiinfecciosos, fármacos para el aparato digestivo, respiratorio y para el sistema nervioso central (SNC) (p<0,05). En cambio, no se hallaron diferencias en el porcentaje de pacientes que consumieron medicamentos para el aparato cardiovascular entre ambas poblaciones. En cuanto al número de días en tratamiento, basado en la mediana de DDD, fue mayor en los varones VIH respecto a los varones de la población general en antiinfecciosos y fármacos para el SNC, con diferencias estadísticamente significativas. En el análisis en detalle de uso de antibióticos, hubo un mayor consumo en la población VIH respecto a la población general, fundamentalmente para los antibióticos, trimetropim/sulfametoxazol (14,9% vs 1,4%, p<0,001), azitromicina (30,9% vs 21,1%, p=0,024), levofloxacino (13,8% vs 5,0%, p<0,001) y moxifloxacino (13,8% vs 5,1% p<0,001), y además consumieron un mayor número de días por paciente y año de sulfamidas y macrólidos. Los predictores de tener un ingreso hospitalario en la población VIH fueron, la mayor utilización de otros servicios sanitarios y una menor cifra de CD4. Se observó una mayor utilización de servicios sanitarios en los varones de la población VIH, respecto a los de población general, en cuanto a la primera consulta con médico especialista e ingreso hospitalario en los grupos de edad de 50 a 54 años y de 55 a 59 años, y una mayor utilización del Servicio de Urgencias en todos los tramos de edad. La mediana del coste sanitario anual por paciente VIH es de 8.929€, en su mayoría debido al tratamiento antirretroviral, 7.520€. El coste sanitario es mayor en pacientes con inmunosupresión severa y en los que presentan algún ingreso. CONCLUSIONES El porcentaje de pacientes de edad avanzada con infección por VIH está en aumento. Estos consumen un número de medicamentos concomitantes al TAR mayor que la población general, así como una mayor utilización de recursos sanitarios. El coste sanitario es mayor en aquellos con inmunosupresión severa. Es necesario realizar un esfuerzo para diagnosticar de forma precoz la infección por VIH, reforzar la adherencia al TAR y revisar de forma sistemática factores de riesgo cardiovascular y utilización de medicación concomitante, para atender de una forma más integral y adecuada a estos pacientes de edad avanzada con infección por VIH.

Pal. clave: retrovirus ; sindrome de inmunoideficiencia adquirida ; análisis de fármacos

Knowledge area: Microbiología y parasitología

Department: Microbiología, Medicina Preventiva y Salud Pública

Nota: Presentado: 20 06 2016
Nota: Tesis-Univ. Zaragoza, Microbiología, Medicina Preventiva y Salud Pública, 2016

Creative Commons License



 Record created 2016-07-21, last modified 2019-02-19


Fulltext:
Download fulltext
PDF

Rate this document:

Rate this document:
1
2
3
 
(Not yet reviewed)