BOOK-2019-003

Historia de una profesión : X Aniversario del Grado de Ingeniería en Diseño Industrial y Desarrollo de Producto en la EINA

Bentué, Melania ; López Forniés, Ignacio (coord.) ; Manchado Pérez, Eduardo (coord.)

2019
Prensas de la Universidad de Zaragoza Zaragoza
ISBN: 978-84-17633-75-2

Resumen: En 1884 la Diputación Provincial de Zaragoza entró en contacto con el Ayuntamiento de Zaragoza, con la Universidad y con la Real Sociedad Económica de Amigos del País para estudiar el proyecto de crear una Escuela de Artes y Oficios. Una idea que fue tomando forma cuando un Real Decreto de 1886 organizó las escuelas de Artes y Oficios, ofreciendo subvenciones del Estado a las que creasen las Diputaciones y los Ayuntamientos; la Diputación Provincial acordó por unanimidad, a propuesta de Marceliano Isábal, la puesta en marcha de una Escuela de Artes y Oficios en la ciudad. En 1893, el Ayuntamiento de Zaragoza aprobó contribuir anualmente con 15.000 pesetas al mantenimiento de la futura escuela, mientras que la Diputación decidía aportar la misma cantidad. Finalmente, un Real Decreto de julio de 1894 crea en Zaragoza una Escuela de Artes y Oficios costeada a partes iguales por el Estado, la Provincia y el Municipio, con sede en la planta inferior del edificio construido para Facultad de Medicina y Ciencias. Los inicios se remontan al 17 de octubre de 1895, fecha en la que el ministro de Fomento asistió a la apertura oficial del curso de la Escuela de Artes y Oficios para entonces, en los sótanos de la Facultad de Medicina y Ciencias de la plaza Paraíso, según se recoge en la antigua página web de la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial de Zaragoza. Durante los catorce años que la Escuela permaneció en el edificio Paraninfo, fue consolidando su prestigio en la formación de técnicos que iban a nutrir la industria aragonesa. El primer plan de estudios, que provenía de 1850, comprendía cuatro años, con un total de trece asignaturas de «lección diaria». Sin embargo, a los cinco años, el siguiente plan contaba ya con 23 asignaturas. Las enseñanzas técnicas nacieron integradas con las enseñanzas artísticas en las primeras Escuelas de Artes y Oficios, pero pronto siguieron dos vías diferentes. En 1901, el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes diseñó una nueva reforma que establecía Escuelas de Industrias y Bellas Artes. En Zaragoza, durante la primera década del siglo XX, van a existir dos tipos de enseñanzas diferenciadas. Los sótanos del Edificio Paraninfo resultaron pronto estrechos para compatibilizar las enseñanzas de la Escuela de Artes y Oficios con las de la nueva Escuela Elemental de Artes e Industrias. Las autoridades zaragozanas, conscientes de la importancia de la formación de los técnicos, decidieron trasladar las Escuelas. En el año 1909, la Escuela de Artes y Oficios y la Escuela de Artes e Industrias se trasladan a uno de los pabellones construidos para la exposición hispano-francesa de 1908, en la que se celebró el Centenario de los Sitios de Zaragoza. El lado derecho del edificio del Centenario lo ocupó la sección industrial y la artística el izquierdo. La tercera planta completa la ocuparía la antigua Escuela de Comercio. 1909 fue un año clave, no sólo por el traslado de la Escuela sino también porque un decreto de mayo de ese mismo año fusiona ambas Escuelas y estrena la denominación de «Escuela Superior de Artes Industriales e Industrias». La nueva Escuela tenía dos secciones, la científico industrial y la artístico-industrial. Su unidad administrativa se mantuvo hasta 1924, fecha en la que se separaron definitivamente las enseñanzas técnicas de las artísticas. Las enseñanzas superiores de este centro eran las de Sección Industrial y los títulos que se otorgaban a los alumnos eran de perito (Mecánicos, Eléctricos, Químicos) y aparejadores de obras.En el curso 192122 es elegido director Teófilo González Berganza, catedrático de Motores y Mecanismos, quien permaneció en el cargo hasta 1937, siendo nombrado secretario, el recién incorporado profesor de Economía José Sinués y Urbiola. Terminaron su carrera en ese curso dieciséis técnicos mecánicos y eléctricos, siete químicos y nueve aparejadores. De esta promoción es Rosa Franco Rivas, la primera mujer titulada de la Escuela, en la especialidad de Química. En el Plan de Estudios de 1924, la enseñanza completa de perito industrial comprendía seis cursos, si bien los bachilleres podían hacerse peritos en cuatro años. Además, para obtener el título de perito industrial, había que hacer un ejercicio de reválida y trabajar doce meses en fábrica o taller de la especialidad bajo la inspección de la Escuela.En ese mismo año, la Sección Industrial, como en todas las Escuelas Industriales de España, pasó a depender del Ministerio de Trabajo, Comercio e Industria, desdoblándose de Artes y Oficios, que siguió dependiendo del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. El año 1924 se promulgó el Estatuto de Enseñanza Industrial que introduce una extensa reforma de la enseñanza industrial. Los centros donde se cursaban dichos estudios se denominaban Escuelas Elementales de Trabajo, Escuelas Industriales y Escuelas de Ingeniero Industriales. El 18 de septiembre de 1935 se publica el Decreto de competencias profesionales del Ingeniero industrial. Por Decreto de 22 de julio de 1942, se reorganizan las Escuelas de Peritos Industriales, confirmándose la supresión de la titulación de Técnico Industrial, al consolidarse la de Perito Industrial, en las cuatro especialidades de Mecánica, Química, Electricidad y Textil. En Zaragoza se pone en marcha la aplicación del Decreto en el curso 1943-44. El Plan de Estudios de las Escuelas de Peritos Industriales, en 1942, comprendía 36 asignaturas distribuidas en cinco cursos. Con el bachillerato completo los estudios se reducían a cuatro cursos con un total de 27 asignaturas. Por Decreto de 7 de junio de 1972, quedan integradas en la Universidad de Zaragoza, las Escuelas Universitarias de Ingeniería Técnica Industrial de Logroño y Zaragoza. En paralelo, la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Zaragoza (ETSIIZ) se estableció el 9 de agosto de 1974. En 1986 la ETSIIZ se trasladó al barrio del ACTUR. Tres años después, su denominación pasó a ser Centro Politécnico Superior, mientras que las atribuciones profesionales de los Ingenieros Técnicos Industriales, formados en la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial de Zaragoza (EUITIZ) fueron reguladas por la Ley 12/1986 de 1 de abril. En el año 2000 comenzó el proceso de implantación en la EUITIZ de los estudios de Ingeniería Técnica en Diseño Industrial. A finales de la primavera de 2009 (en el contexto de aplicación del Plan Bolonia) se impulsó el definitivo proceso de integración del Centro Politécnico Superior (CPS) y la EUITIZ, creando así la Escuela de Ingeniería y Arquitectura (EINA), un nuevo centro para impartir los estudios de ingeniería y arquitectura en el Campus Río Ebro de la Universidad de Zaragoza. Actualmente La Escuela de Ingeniería y Arquitectura de Zaragoza (EINA), desarrolla en Aragón más del 80% de los estudios de Ingeniería y Arquitectura. Además, la EINA es responsable de un porcentaje similar de la actividad de I+D+i en el campo tecnológico, lo que trasciende al progreso económico y tecnológico de la sociedad aragonesa. Con sus aproximadamente 6.000 estudiantes y 650 docentes brinda una amplia oferta formativa de 36 títulos de Grado y Máster en el ámbito de las Ingenierías y de la Arquitectura.


DOI: 10.26754/uz.978-84-17633-75-2

El registro pertenece a las siguientes colecciones:
Libros > Divulgación



 Registro creado el 2019-02-14, última modificación el 2019-02-14


Texto completo:
Descargar el texto completo
PDF

Valore este documento:

Rate this document:
1
2
3
 
(Sin ninguna reseña)